Muestra el proceso de elaboración del pan y dulces tradicionales a través de la historia de la Panadería Horno Márias y podrá visitarse hasta el 3 de abril

El concejal de Turismo del Ayuntamiento de Guadix, Iván López Ariza, ha acompañado esta mañana a Encarni Soriano y Antonio Pérez, responsables de Panadería Horno Márias, en el acto de inauguración de la última exposición temporal instalada en el Centro de Interpretación Cuevas de Guadix, siempre con la coordinación de su responsable Mª Paz Expósito. Se trata de la muestra “Pan de vida, dulces de amor”, con la que se hace un homenaje a los obradores de pan del barrio de las cuevas en el que históricamente se han albergado los obradores de pan de la ciudad. Se propone para ello un recorrido por el proceso de elaboración de pan y dulces tradicionales a través de la entrañable historia de esta empresa familiar a través de tres generaciones. La muestra podrá visitarse hasta el próximo 3 de abril en el horario habitual del Centro de Interpretación.

El acto de inauguración ha sido un momento especial para recordar esta historia empresarial y familiar, así como para reivindicar el valor de los productos tradicionales elaborados artesanalmente frente a los industriales. Porque lo que ofrecen son productos ecológicos elaborados a partir de masa madre, sin aditivos y de forma ecológica. Siempre siguiendo las técnicas más tradicionales.

Tal y  como se ha explicado esta mañana, “Pan de Vida, Dulces de Amor” recoge el proceso de elaboración del pan y dulces tradicionales, así como​ la historia de la Panadería Horno Márias, regentada actualmente por Antonio Pérez Olivencia, tercera generación de una empresa familiar que ha elaborado pan y dulces desde el siglo XIX.  Sus padres, Antonio Pérez Villegas y Antonia Olivencia Martínez, le enseñaron esta artesanía cuando tenía 11 años (1970), comenzando a amasar la masa del pan en el “artesón” subido en un taburete.
Desde los 13 años, Antonio se levanta todos los días las 2 de la madrugada (actualmente junto a su esposa Encarni) para elaborar el pan y dulces que venderán ese día. “En otros tiempos todo se hacía a mano, se cocía en hornos de leña excavados en cueva y se repartía el pan con un burro, después en bici y por último con el coche (un 600)”, ha recordado Antonio esta mañana.​

Su obrador de pan está situado en la zona Este del barrio de las cuevas, muy cerca de San Diego. Y su pan se distingue por estar elaborado con “masa madre” o “reciente”, lo que le aporta un sabor y textura tradicional al pan que sale de su horno cada amanecer desde su fundación en 1836. Desde entonces elaboran también otros productos caseros como roscos de vino, roscos de anís, roscos de viento, galletas, roscos “encaretaos”, tortas de manteca y otros dulces. El reparto a domicilio y la venta directa en el despacho del propio horno, así como los talleres de elaboración de pan casero son algunas de las ofertas de este horno que cada sábado está en el mercado de productos ecológicos y que puede conocerse ahora en esta exposición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

12 + uno =