El conjunto, con 155 sepulturas a lo largo del valle, reúne una de las principales muestras de la arquitectura prehistórica de la Península Ibérica

El Consejo de Gobierno ha aprobado inscribir en el Catálogo General del Patrimonio Histórico Andaluz, con la categoría de Zona Arqueológica, el Paisaje Megalítico del Río Gor, en los municipios de Baza, Gor, Gorafe, Guadix y Villanueva de las Torres (Granada).

Este territorio reúne uno de los principales complejos de construcciones funerarias prehistóricas de Andalucía y la Península Ibérica, con un total de 155 sepulturas de finales del Neolítico y la Edad del Cobre agrupadas en diez necrópolis a lo largo de las terrazas que descienden al cauce. Asimismo, ilustra de forma excepcional la asociación entre este tipo de arquitectura y un paisaje de gran singularidad por sus cañones fluviales, que se ha mantenido libre de transformaciones.

El conjunto se compone de un núcleo central a lo largo de diez kilómetros en el tramo medio del río y algunas necrópolis más alejadas, además de restos de épocas romana y medieval que revelan la importancia estratégica del valle de Gor como nexo entre la cuenca del Guadalquivir y la Sierra de Baza y el altiplano granadino .

Entre las necrópolis que componen la zona arqueológica, destacan por su riqueza la de Baños de Alicún, ya protegida por la Junta desde 2008; Las Majadillas y La Sabina, que se extienden sobre una gran superficie en las laderas que descienden al valle desde el altiplano; las Hoyas de Conquín, en el tramo central, y el Llano de Olivares. Esta última zona conforma un paisaje de gran espectacularidad a lo largo de cinco kilómetros, ya que las tumbas se asoman a los profundos tajos que presenta el río en su tramo medio. Similar conformación ofrecen las sepulturas del enclave del Llano de Guadix y las del Llano del Cerrillo de las Liebres, ubicadas ambas en el altiplano al borde de las paredes del cañón.

El paisaje megalítico se completa con los yacimientos de la Loma de la Raja, en un pequeño cerro y con dos sepulturas; Torrecilla, en las estribaciones de la Sierra de Baza, y el Puntal de la Rambla de Baúl, en el cauce del mismo nombre a unos siete kilómetros al este del río Gor.

Además de las necrópolis, el régimen de protección aprobado por el Consejo de Gobierno incluye los poblados prehistóricos de Hoyas del Conquín (periodos calcolítico y argárico), Puntal del Cuervo (calcolítico), Cueva de Vergara (neolítico y argárico), Los Tollos I (argárico), Los Castaños (neolítico), La Fuentecilla (prehistoria reciente), el Cerro del Culantrillo (argárico), La Fuentecilla II (neolítico y argárico) y el Barranco del Tollo (argárico), así como los grabados rupestres del Cerro de la Mina.

Finalmente, la zona arqueológica se completa con elementos de otras épocas históricas, como la villa romana y la alquería árabe de Baños de Alicún, la Fortaleza del Cuervo o las cuevas de los Algarbes, de época medieval.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecisiete + 10 =