El Centro Diocesano de Espiritualidad acogió, el sábado 14 de abril, la II Jornada de las Familias. Tenía carácter diocesano y estaban invitadas todas las familias de la diócesis, para participar en una mañana de celebración y de reflexión en torno al tema de la familia y la educación de los hijos. Y todo, al hilo del capítulo 7 de la exhortación del papa Francisco Amoris Laetitia. No hubo todas las familias que se esperaban, pero fue una mañana intensa y, sobre todo, con la mirada puesta en el futuro que hay que construir: una pastoral familiar que anime y ayude a las familias.

El plato fuerte del encuentro fue la presentación que hizo el franciscano Severino Calderón, que es profesor de Teología Pastoral en la Facultad de Teología de Granada. Habló de la pastoral familiar, desde el estilo propuesto por el papa Francisco y, sobre todo, desde la realidad de las familias hoy. También presentó las claves que se ofrecen en la Amoris Laetitia para abordar una pastoral familiar renovada.

A Severino Calderón le acompañó un matrimonio granadino, de la parroquia de San Francisco, en el que los dos son educadores y trabajan estos temas de pastoral familiar. Hablaron de Amoris Laetitia pero, sobre todo, dirigieron un tiempo grande de trabajo en grupos y de puesta en común.

Al final, se vio la necesidad de hacer llegar al resto de la diócesis la importancia que tiene la pastoral familiar y la necesidad de que haya una atención a las familias desde las parroquias y desde las instituciones diocesanas. Los educadores familiares y Severino Calderón, que dirigieron el encuentro, asumieron el compromiso de estudiar las conclusiones presentadas en los grupos y de ofrecer líneas de acción para estimular la pastoral familiar en la diócesis de Guadix.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

1 × tres =