El centro hospitalario accitano lleva a cabo diversas actividades con el objetivo de concienciar a  la población de la importancia de una correcta fotoprotección solar

El Hospital de Alta de Guadix, un año más, con la llegada del buen tiempo, se suma a la Campaña de prevención del melanoma con el objetivo de informar y concienciar sobre la magnitud del problema de salud pública que supone el cáncer de piel así como, de la importancia de una correcta fotoprotección solar.

En  los últimos  años  y de forma progresiva ha ido aumentando la importancia del cuidado de la piel y el estudio de los lunares, debido en gran medida al número de personas que por sus trabajos están expuestos al sol, sin olvidar también  las distintas modas y la  creencia de que tener una piel bronceada es sinónimo de salud y bienestar.

Tomar el sol con moderación tiene numerosos efectos beneficiosos sobre el organismo: estimula la circulación sanguínea y disminuye la presión arterial, favorece la calcificación de los huesos, mejora diversas enfermedades cutáneas como la psoriasis y  además proporciona una sensación  de bienestar general tanto físico como psíquico.

Sin embargo, la exposición excesiva al sol sin la protección  adecuada, conlleva un mayor riesgo de sufrir quemaduras solares, acelera el envejecimiento cutáneo, favoreciendo la aparición de sequedad cutánea y aparición de pliegues, arrugas en la piel, lo que conlleva una pérdida de suavidad y firmeza. Además puede favorecer el desarrollo de distintos tumores cutáneos.

Profesionales del área de dermatología del Hospital de Alta Resolución de Guadix han llevado a cabo actividades de sensibilización en el IES Marquesado del Zenete en Alquife con charlas para el alumnado de ESO incidiendo especialmente en la necesidad de prevenir estas lesiones a través de hábitos sencillos que están en nuestras manos como: realizar una fotoprotección correcta con crema solar, evitar las horas centrales del día, uso de ropa adecuada, gorra, gafas, etc.

¿QUÉ ES EL MELANOMA?

El melanoma es un cáncer de piel que surge espontáneamente o bien sobre un lunar que se modifica bajo diversas situaciones, siendo la más importante la exposición solar y los antecedentes de quemaduras solares en la infancia. Su detección precoz es fundamental a la hora de un pronóstico más favorable para el paciente, su detección tardía aumenta las posibilidades de que la enfermedad se haya extendido a otros órganos.

La curación es posible si se realiza un diagnostico precoz de las lesiones gracias al autoexamen regular de los lunares corporales pero, tal vez, lo más importante y sin duda el mejor medio para prevenir la aparición de lunares malignos es la aplicación de forma regular de una fotoprotección adecuada.

Los especialistas enumeran como principales factores de riesgo: la exposición solar, el fototipo de piel de cada persona, la presencia de lunares y los antecedentes familiares. El cáncer de piel es más frecuente en personas mayores de 50 años o que han estado expuestas al sol de forma intensa y prolongada. El riesgo aumenta en personas de piel clara, que han tenido quemaduras solares durante la infancia, que tienen más de 50 lunares o un historial familiar de cáncer de piel y que utilizan con frecuencia cabinas de bronceado. Además, inciden en la necesidad de evitar la exposición solar en las horas centrales del día ya que los melanomas que se están diagnosticando actualmente son la repercusión de quemaduras solares de hace 15 ó 20 años.

Asimismo no hay que olvidar que tanto la exposición solar aguda y crónica durante largos periodos de tiempo, desencadenan cambios cutáneos agudos (quemaduras solares) y crónicos (envejecimiento), lo cual predispone a la aparición de otros procesos cutáneos malignos y precancerosos, además del desarrollo de lunares atípicos, melanomas y un envejecimiento prematuro de la piel, con aparición de arrugas, sequedad y descamación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco × dos =