La delegada del Gobierno visita las instalaciones de este Centro de Recuperación de Especies Amenazadas para conocer es estado del ejemplar de lince ibérico capturado en Barcelona

El ejemplar de lince ibérico capturado en Barcelona, después de recorrer unos 1.000 kilómetros desde el punto en el que fue puesto en libertad en octubre de 2016, ubicado en Portugal, permanece en las instalaciones del Centro de Recuperación de Especies Amenazadas, (CREA), en Pinos Genil, en donde espera la llegada de los últimos resultados analíticos, específicos para descartar algún tipo de infección.

Así lo ha comunicado el personal del centro durante una visita realizada por la delegada del Gobierno, Sandra García, acompañada de la delegada de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio, Inmaculada Oria, quienes han podido conocer el magnífico estado en el que se encuentra Litio, conocido por muchos como el lince viajero, considerado ya como “el lince de la esperanza” de una especie en peligro de extinción que cuenta con un importante programa de recuperación y reintroducción en sus hábitats naturales por parte del Gobierno andaluz.

La delegada del Gobierno quiso destacar la importante labor que se lleva a cabo en  el CREA de Granada, “referente por los grandes profesionales que lo atienden”, así como por contar con una instalaciones adecuadas para acoger a una amplia diversidad de animales, entre ellos el lince ibérico. Con la estancia de Litio, son 22 linces ibéricos los que han pasado en El Blanqueo desde su creación en 2008.

Litio será puesto en libertad en cuanto se tenga la certeza de que no presenta ningún tipo de infección, algo que parece muy probable, pero que es necesario corroborar con una analítica de la que se esperan sus resultados.

Capturado el pasado miércoles 6 de de junio en un paraje de Santa Coloma de Cervelló (Barcelona), donde se encontraba alimentándose de conejos, se encuentra en perfecto estado de salud tras ser trasladado del CREA El Blanqueo (Centro de Recuperación de Especies Amenazadas) de Pinos Genil en Granada.

Este lince macho llego a Cataluña atravesando España, sorteando autopistas, carreteras, ríos y demás obstáculos, desde Portugal, en concreto desde Faro, ultima localización que emitió el gps antes de dejar de funcionar a principios del pasado año 2017, tratándose de la primera vez  que se detecta la presencia de un ejemplar de esta especie en Cataluña desde principios del siglo XX.

Lince número 22

En 2017, el 88,08% -717 ejemplares- de animales recibido en el CREA fueron aves, debido a sus hábitos, movilidad y abundancia, que los convierte en el grupo más vulnerable a las interferencias humanas.

Tras este grupo mayoritario, se encuentran reptiles (8,6% 70 ejemplares) y mamíferos (3,31% 27 ejemplares) y un porcentaje mucho menor de anfibios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

dos × 1 =