La superficie total de cultivo afectada en la zona asciende a unas 7.120 hectáreas

El delegado territorial de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural de la Junta en Granada, Manuel García Cerezo, ha realizado una primera valoración de los daños provocados por la tormenta de pedrisco del pasado 3 de septiembre en los municipios de Baza y Cúllar, que asciende a unos 16,7 millones de euros.

En las zonas afectadas se recogieron algo más de 7 litros por metro cuadrado y se registraron rachas de viento de 66 kilómetros por hora, que provocaron importantes daños en los cultivos de olivar, almendra, viñedo y hortícolas al aire libre.

Aunque la tormenta abarcó una amplia superficie de paso de aproximadamente alrededor de 19.800 hectáreas -9.100 en el municipio de Baza y 10.700 en el de Cúllar-, la superficie total de cultivo afectada por el pedrisco una vez perimetrada el área por los técnicos de la Delegación Territorial asciende a 7.123,30 hectáreas, ha señalado el delegado.

Más concretamente, en el municipio de Baza se han visto dañadas un total de 3.953,50 hectáreas, de las cuales 923,30 corresponden a olivar, con un porcentaje afectado del 42% de la superficie total; 2.525 de almendro, que supone el 75% del total; 23,20 de viñedo, que alcanza el 65%; y 482 hectáreas de hortícolas al aire libre, el 85% del total.

En el municipio de Cúllar se han detectado daños en 3.179,30 hectáreas, de las cuales 460,30 son de olivar -60%-; 2.473,80 de almendro -23%-; 10,20 de viñedo -29%-; y 235 de hortícolas al aire libre -85%-.

En lo que respecta a la valoración económica, García Cerezo ha indicado que los daños directos sobre la cosecha afectada por el pedrisco ascienden a 16,7 millones de euros, de los cuales 3,3 millones corresponden a olivar, 4,5 a almendro y 8,9 a hortícolas al aire libre, que comprenden lechuga, pimiento, brocoli, melón, sandia,etc.

El informe elaborado por los técnicos de la Delegación será trasladado ahora a las distintas organizaciones agrarias, a la federación de cooperativas de Granada y al Gobierno de España para estudiar de forma conjunta medidas que vayan dirigidas de alguna manera a ayudar a los agricultores y ganaderos de Baza y Cúllar, con actuaciones, entre otras, como la reducción de módulos fiscales o bonificación de intereses.

Por otro lado, Manuel García Crezo ha mostrado su preocupación por la incidencia en el empleo, con la pérdida de jornales en la comarca como consecuencia de los daños sufridos en los cultivos.

Para concluir García Cerezo ha vuelto a hacer hincapié en la importancia de que los agricultores y ganaderos tengan contratados seguros agrarios, ya que es la “única manera de garantizar la cosecha en el caso de que se produzcan daños en la misma debido a la climatología”. En este sentido, ha señalado que para favorecer su contratación, desde la Junta se han puesto a disposición del sector más de 9 millones de euros, que supone un incremento de más del 62% respecto del 2016.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + dieciseis =