El obispo de Almería, Mons. Adolfo González Montes, presidió, en la catedral de Guadix, una Misa de Acción de Gracias en el XXV Aniversario de la beatificación de los obispos mártires Manuel Medina Olmos y Diego Ventaja, con la que se ha querido conmemorar este aniversario. La celebración tuvo lugar el miércoles 10 de octubre, justo el mismo día en el que hace 25 años tuvo lugar la beatificación, en 1993. El administrador diocesano de Guadix, José Francisco Serrano, cabildo y sacerdotes de Guadix y de Almería, así como fieles de Guadix, de Almería y de Lanteira, el pueblo natal del obispo Medina Olmos, asistieron a una celebración en la que las reliquias del beato accitano ocupaban un lugar destacado, a los pies del altar.

También había algunos religiosos de las Escuelas Cristianas, más conocidos como hermanos de La Salle, dado que cuando se beatificaron Manuel Medina Olmos y Diego Ventaja, también fue beatificado un grupo de estos hermanos de La Salle, que sufrieron el mismo destino que los obispos mártires.

En su homilía, el prelado almeriense evocó lo que supone para al Iglesia y, en concreto, para las dos diócesis, el testimonio de estos mártires y comentó cómo hoy, también “la sangre de los mártires sigue regando…, en tantos lugares del mundo en donde se sufre la persecución y el martirio por causa de Cristo”. Hizo alusión a los cristianos sirios y caldeos perseguidos por el totalitarismo yihadista islámico, y a los perseguidos en Nigeria, o en Pakistán, o en India… “A estos cristianos -dijo- queremos tenerlos, también, presentes en nuestro tiempo, mientras nosotros vivimos en el bienestar de las sociedades desarrolladas que, después de convulsiones seculares, han encontrado un camino de paz, que puede, ciertamente, estar en peligro si no somos vigilantes atentos del discurrir de la historia”.

Tras la Eucaristía, se veneraron y se besaron las reliquias del beato Manuel Medina Olmos, que ocupaban un lugar destacado a los pies del altar, en una urna.

Antes de despedirse, Mons. Gonzáles Montes quiso visitar la tumba del obispo accitano Mons. Juan García-Santacruz, con el que coincidió en el episcopado durante algunos años.

25 aniversario

Fue un 10 de octubre de 1993 cuando Papa Juan Pablo II, declaraba beatos al obispo accitano Manuel Medina Olmos y al obispo almeriense Diego Ventaja; también, a un grupo de hermanos de La Salle. A aquella celebración asistieron numerosos fieles de la diócesis de Guadix, sobre todo de Lanteira, el pueblo natal del mártir accitano. Han pasado 25 años y la diócesis de Guadix ha querido conmemorar aquel acontecimiento que fue todo un don para la diócesis accitana. Una conferencia sobre la identificación de las reliquias de los beatos y esta celebración de acción de gracias en la catedral han sido los dos actos programados en la diócesis de Guadix. En Almería también habrá otros actos para conmemorar este 25 aniversario.

Además, se ha editado una novena para cultivar la devoción a los obispos mártires, que ya se puede recoger en el obispado de Guadix y en las parroquias de la diócesis.

Sin duda, el testimonio que dieron en su día estos mártires sigue estando muy vivo hoy entre nosotros, como vino a decir el obispo de Almería en su homilía, que terminó pidiendo que estos mártires “nos ayuden a saber discernir los signos de los tiempos, a no confundir el mal con el bien, a no sucumbir al error y a mantenernos en la verdad. Que nos ayuden a practicar un amor sin distinción, incluso, con los que nos odian y con los que nos perseguirían con gusto y nos excluirían de una sociedad que ellos sueñan sin religión; un amor sin distinción, también, a ellos y a quienes nos calumnian ridiculizando la predicación del Evangelio y declarando obsoleta la moral cristiana”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =