Granada acoge la primera reunión de trabajo para la elaboración del nuevo Plan de Desarrollo Económico de Andalucía

El consejero de Economía, Hacienda y Administración Pública, Antonio Ramírez de Arellano, ha subrayado que el nuevo Plan de Desarrollo Económico de Andalucía (PDEA), definirá las “fuerzas tractoras” de la economía para los próximos años, marcando las prioridades y los retos en el horizonte 2027. Así se ha manifestado en Granada, donde ha presidido la primera reunión de trabajo para la elaboración del documento que, según ha señalado, dará continuidad a la Agenda por el Empleo 2014-2020 “mirando al futuro”.

Durante su intervención, el consejero ha señalado que el debate para la elaboración del PDEA se debe abordar desde una triple perspectiva, a partir del papel del propio Gobierno andaluz en la economía y la contribución del sector público a las finalidades económicas, dada su importancia como “tractor de la economía” y para la innovación en los ámbitos de la salud, la educación y los servicios sociales.

Asimismo, ha apuntado a que el sector privado también debe intentar buscar elementos que sean una “fuerza tractora” para la economía andaluza. El consejero ha aludido a “aciertos del pasado” de la Agenda 2020 para el Empleo como la internacionalización, “aciertos que queremos intentar repetir”, con experiencias concretas como el sector aeronáutico y aeroespacial. En este sentido, ha apuntado a nuevas líneas que se deben explorar desde el sector empresarial, como la incorporación de la innovación y el crecimiento para que sea más competitivo. “Como nosotros mismos, las empresas deben ser tractores de la economía a través de la innovación; nosotros somos los responsables de cómo convencer al sector privado de que acierten”, ha manifestado.

El Consejo de Gobierno acordó el pasado 4 de septiembre iniciar la elaboración del Plan de Desarrollo Económico de Andalucía, PDEA 2027 con el fin de reforzar la transformación y modernización de la comunidad autónoma. El documento, que contará con las aportaciones y el acuerdo de los agentes económicos y sociales más representativos, incorporará ocho nuevas líneas estratégicas para hacer frente a retos actuales como el envejecimiento de la población, la sostenibilidad del Estado del bienestar, la reducción de las desigualdades, el cambio climático, la transición energética y la digitalización de la economía andaluza y su creciente apertura al exterior. También se prestará atención al fomento del emprendimiento, el modelo económico y territorial y las medidas en materia de educación y empleo.

Junto con estos grandes bloques de medidas, el plan incluirá un diagnóstico basado en indicadores estadísticos para definir las debilidades, amenazas, fortalezas y oportunidades que presenta la economía andaluza, así como un sistema de seguimiento y evaluación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

15 + 12 =