Frente al folio blanco, me devano los sesos, no porqué tema tratar, sino por cual destacar. Son tantos los asuntos sin resolver, a veces ni tratar, por el equipo de gobierno que a poco que levantes una seta les crecen los enanos. Es tal el despropósito de gestión, tantos los fallos, tantas las promesas incumplidas, tanta la arrogancia, tantas palabras vacías, tanto el cinismo,  tanto por arreglar que el problema no es qué tratar sino la “hartura” de ver, oír, sentir la inoperancia. Así que me decantaré por lo último escuchado que cuanto menos viene a añadir un toque cínico más.

“Responsable y real” refiriéndose al equipo de gobierno son los calificativos del Manuel Gómez Vidal en una de sus comparecencias. En esta a que hago referencia se le veía cansado, incluso triste del papel que tenía que representar por petición de la “alcaldía”. Da igual el tema que tratase, lo que quisiera justificar, lo que quisiera vender por ¿orden directa?. No importa porque lo que me ha llamado la atención es “responsable” (¿responsabilidad?) y “real” (¿Realidad?).

¿Dónde se encuentra la responsabilidad de una “jefa” del equipo cuando tras someterse a una cuestión de confianza, la pierde  y no dimite? ¿Dónde queda la responsabilidad cuando año tras año no se “sacan” los presupuestos adelante? ¿Dónde queda la responsabilidad cuando uno de los miembros de su equipo dimite de militancia harta de aguantar “vete tú a saber qué”? ¿Dónde queda la responsabilidad cuando se es el/la primera edil que no asiste al pregón de las Fiestas Mayores de su ciudad?¿Donde está la responsabilidad ante tanta metedura de pata?¿Donde, de quién es la responsabilidad de la ineficacia de la gestión?¿Dónde queda la responsabilidad última si la ciudad va cuesta abajo y sin frenos? Claro que quizás cabría preguntarse:  ¿Qué es para ustedes la responsabilidad?. Si es estarse en el despacho viéndolas venir…entonces sí.

“Real” ¿Realidad? ¿Una realidad que se ve desde un mundo color de rosa donde la ciudad es una armonía de colores, desarrollo y prosperidad? ¿Una realidad vista a través de los ojos de los palmero/as de turno? ¿Una realidad donde la ciudad se vive en la utopía de los sueños de grandeza? ¿Cuál realidad? ¿La de ustedes o la del ciudadano de a pie? ¿Cuál realidad si ante la crítica constructiva por la situación insostenible se responde “Esa es tu percepción. La mía es que la gente está contenta”? Bueno, dejémoslo ahí, porque la triste indignación llega en grandes oleadas.

Aunque una última reflexión: con “real” ¿Se refiere al equipo? ¿Un equipo real? Pues…andamos bien de autoestima grupal porque eso no se lo cree ni el más iluso de los accitanos. Pero acaso ¿han formado ustedes un equipo de trabajo? ¿Acaso no ha ido cada cual a su “bola”? ¿Acaso no se ha hecho y deshecho según mandato “divino”? ¿Acaso no ha sido un “Quiero esto” “¡Ya!” y la mano derecha se las ve y se las desea para organizar la estrategia para que lo consiga y no se manche los dedos? ¿Acaso no ha sido un ordeno y mando de quien no sabe trabajar en equipo? ¿Equipo?

Vuelvo a dejar el tema porque si tiene la “jefa” la piel fina para aceptar críticas constructivas, para escuchar la realidad de la ciudad, no digamos cómo tendrá la piel cuando se le enfrenta a la cruda realidad: su prepotente ineficacia.

¡Ufff!!¿Tengo que ponerme a temblar por las represalias de quien defiende la libertad de expresión de los medios de comunicación?

¿Quién dijo miedo? Yo no.

Por Encarni Pérez, directora de Wadi-as Actualidad y Cultura

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

2 × uno =