No me gusta. No me gusta ni un pelo. A pocas semanas de la precampaña el equipo de gobierno con la alcaldesa al frente está que se sube por las paredes. Cuando es tiempo de mostrar las acciones de gobierno que se han llevado a cabo durante estos casi cuatro años, cuando es tiempo de presentar y no de acometer con prisas y corriendo que luego ya habrá tiempo de enmendar sea quien sea quien gobierne la ciudad, cuando los ánimos debieran estar calmados porque “el pescado está vendido”… sucede lo contrario.

Las prisas no son buenas consejeras. Y las formas, el respeto al contrario debe de estar a la altura de los que hemos formado parte del consistorio. Y así no. Mostrar lo hecho, lo conseguido en cuestión de trabajo y bienestar de los vecinos y vecinas de Guadix, mostrar los grandes o pequeños proyectos ejecutados, asumir responsabilidades si no se ha podido hacer mejor y vanagloriarse de lo bien ejecutado…eso debiera ser. Pero que después de todo este tiempo al hacer balance de gestión sigan culpando a la oposición, sigan vendiendo “humo” o formen una humareda para tapar la ineficacia…Pues que quieren que les diga: ¡Que la oposición no se chupa el dedo ni los ciudadanos son unos ingenuos a los que se puede seguir desengañando! ¡No hay que confundir respeto con idiotez!

No podrán decir que Jesús Lorente y su equipo han entorpecido la labor del equipo de gobierno socialista; no podrán decir de este concejal que haya perdido las formas y el respeto debido a mis compañeros munícipes ni a la ciudadanía; no podrán decir que en las grandes cuestiones que significaran un bien para Guadix no hayan encontrado mi apoyo (muchas veces privado porque así lo pedían) aunque en otras que clamaba al cielo era imposible apoyar sin perjudicar a la larga a la ciudad… No podrán decirlo de Jesús Lorente. Pueden apelar o atacar al PP a nivel provincial, andaluz o nacional porque es mejor echar balones fuera en campo contrario que marcarse un gol de ineficacia sostenida en propia puerta. Sí, es mejor culpar que ser culpado, parecen pensar.

Pero ni me parece correcto ni real. Las responsabilidades hay que asumirlas. Y no se puede crear tal clima de tensión, de “mal rollo”, tal ambiente de crispación, de inquietud tan manifiesta que ponen de los nervios (de tan histéricos que están) no solo a ellos mismos sino al “mundo guadijeño” en general. Las zancadillas a los compañeros munícipes se dan día sí, día también. Alucinados asistimos a tal número de despropósitos que no pueden /deben hacerse que abrimos los ojos incrédulos ante tamañas barbaridades. ¿Todo por ganar? ¿Ganar a cualquier coste? ¿Ganar aunque tras estos meses de elecciones la ciudad quede “embargada”?¿ El fin justifica los medios? Ganar significa trabajar por Guadix y sus vecinos. Y no parece ser ese el fin que se persigue. Porque si fuera así: juego limpio entre opuestos con respeto y elegancia. Y no.

Yo, Jesús Lorente, no voy a entrar en el juego sucio de y tú más, y tú más de más. No. Lo tengo muy claro. Claro clarividente. Mi objetivo está marcado desde hace mucho tiempo porque lo he hecho parte de mi vida. Y estos cuatro años en la oposición me han servido. Mucho. Porque he aprendido. Con humildad. Con constancia. Con respeto.  Y ese objetivo primero se ha reforzado más si cabe. Ya se sabe que no soy hombre de grandes palabras; que no soy muy dado a vender o prometer lo que no está en mi mano ni lo que no sé que será. Pero ese objetivo sí: Trabajar por Guadix. No como una ciudad muerta de calles grandiosas que se caen a pedazos; no como un compendio de barrios y cañadas  vacías. No. Como un Guadix vivo, vibrante que necesita una inyección de optimismo, que necesita que alguien se olvide de sillones y promesas mas allá de sus fronteras y mire/se implique /trabaje/viva/ ame Guadix. No los sillones o ascensos que se puedan conseguir a través de él.

Y con ese objetivo tan clarísimo estoy conformando una lista electoral como candidato al Partido Popular de Guadix que sea afín a ese objetivo. Una lista transversal de hombres y mujeres que amen/vivan /sientan a Guadix. Porque lo importante no es el candidato sino su equipo. Lo importante no es el alcalde o la alcaldesa. No. Uno solo no es nada. Yo no quiero ser hasta el niño en el bautizo. No es mi estilo. Yo solo quiero ser uno más: sin divismos ni absolutismos de estrella. “Jefe”,  de equipo. Pero muy consciente que cada uno de los miembros de ese equipo es importante. Porque mi equipo no solo serán los que vayan en mi lista electoral. Para nada. Mi equipo estará compuesto por todas aquellas personas que formamos Guadix: aquellas que trabajan en las instituciones como aquellas que no. Un equipo compuesto por gestores políticos (algunos/as no quieren ser considerados como  políticos; simplemente gente que echa una mano para levantar Guadix), trabajadores del Ayuntamiento (imprescindibles e importantes en muchos aspectos, no solo en el laboral. A los que se les debe un respeto absoluto por su trabajo y no una “constante” injerencia por parte de algunas personas consideradas “gestores públicos” ): desde los funcionarios administrativos hasta el peón de jardinería, los conserjes o las personas que mantienen limpias las dependencias municipales; nuestras fuerzas de seguridad locales (que hacen de tripas corazón para desdoblarse y estar allí donde se los solicita), los sufridos bomberos (sobrecargados y engañados), protección civil (olvidados y abandonados a su suerte) y  asociaciones de toda índole y razón (verdadero motor social/cultural sin buscar nada a cambio), tejido empresarial (sin los cuales la ciudad no genera oportunidades laborales), profesores y alumnos (el futuro de la sociedad está en su labor)…

Considérense nombrados cada uno y una de los habitantes que formamos esta gran ciudad. Una ciudad que merece ser vivida; una ciudad que merece ser resucitada. Ese es mi proyecto de ciudad. Un proyecto en el que todos y cada una de las personas somos importantes; el esfuerzo conjunto de todos nosotros podrá sacar a Guadix del sueño del olvido. Ese es mi sueño. Un sueño que espero hacer realidad contando con la ayuda y apoyo de toda la ciudadanía. Sea de la ideología que sea, sea del color que sea, sea de la edad que sea,… solo personas que se impliquen en hacer de Guadix un lugar donde vivir mejor. En el presente y en el futuro para los que vienen detrás.

Por Jesús Lorente. Candidato a la alcaldía de Guadix y portavoz municipal del Partido Popular en el Ayuntamiento accitano.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

16 + doce =