“Menos palabras  y más hechos. Los  acelerones de última hora con fines electoralistas son espejismos a la desesperada. Guadix  y sus vecinos se merecen un trabajo constante  en todo momento sea o no periodo electoral”

Más claro el agua. Jesús no es persona de prometer por prometer; de gastar palabras sin necesidad. Es directo y claro. Lo que  diga será para cumplirlo y si no, se calla. Y con él, todos a una, el equipo que ha formado de hombres y mujeres con diversidad de opinión y distintas edades que tienen muy claro que su única ambición es el bien común. Un equipo que representa a Guadix, a TODA  la ciudadanía porque la diversidad es la singularidad que conforma nuestra ciudad: diversidad de espacios y barrios; diversidad de personas. Y todas con la necesidad de que se trabaje por ellas /para ellas con la única ambición política de asegurarles una esperanza de futuro para ellas y para sus hijos.

¿Ya en la etapa de salida, Sr Lorente? ¿Cómo se encuentra?

 —Sí, ya acabando una etapa y dispuesto a empezar otra. Lo hecho en estos cuatro años ahí queda. Ahora es un nuevo comienzo. Por esto estoy lleno de ilusión y esperanza. Una ilusión y esperanza que quiero transmitir a mis vecinos. Es tiempo de cambio. De menos hablar, menos papeleo y más hacer. Hacer y mucho para alejar unos años de inactividad, dejadez, apatía y que Guadix retorne a un verdadero desarrollo económico y social.

Sí, impaciente e ilusionado.

¿Cuál ha sido  la postura de Jesús Lorente durante esta legislatura que acaba?

 —En ningún momento hemos dejado de actuar en el puesto en que nos colocó la ciudadanía, es decir en la oposición. Y eso hemos hecho: una oposición responsable que no quería ser tachada de interferir por cuestiones partidistas en bloquear la ciudad. Hemos estado comprometidos y apoyando los grandes temas que eran positivos para Guadix. En otros casos, hemos tenido que oponernos porque eran intolerables y podían suponer un alivio momentáneo  para la ciudad pero que eran negativos a largo plazo. Se nos ha tratado y criticado a mí y a mi grupo por parte del equipo de gobierno socialista  como si hubiésemos estado gobernando cuando solo éramos oposición por decisión de la ciudadanía.

No pueden decir que hemos puesto zancadillas ni bloqueos; sí que hemos llevado mociones, muchas, que se han aprobado por unanimidad pero que después los responsables que gobernaban las olvidaron en los cajones de pendientes de ejecución. Hemos escuchado a la ciudadanía; hemos ayudado a aquellas personas que se perdían en el limbo del equipo de gobierno del PSOE.

Si tengo que valorarme, he hecho lo que tenía que hacer en las condiciones esperpénticas en que se ha desarrollado este gobierno socialista.

¿Y no haber planteado una moción de censura?

—Como usted sabe soy una persona de números. Y  los números por mucho que alteres las operaciones son los que son: 7+1 no dan mayoría para plantear una moción de censura. Y no he llorado por las esquinas quejándome de que si con siete concejales no se puede gobernar, que si es muy difícil, que ….¡ay, que lastima de nosotros como equipo de gobierno en minoría! Eso lo ha hecho el equipo de gobierno socialista.

Jesús Lorente solo podía sumar 7+1 (apoyado por el concejal no adscrito Manuel Poyatos) y como usted comprenderá las cuentas no cuadran para la moción.

Así que como el resto de vecinos hemos asistido al despropósito de gobierno socialista que nos ha tocado padecer.

Está creando usted mucha expectación con su lista electoral ¿Ha seguido algún criterio a la hora de conformarla?

 —Uno muy simple y a la vez complejo. Que todas las personas que formasen parte de la lista tuvieran claro que somos un equipo. Importantes todas desde el inicio hasta el final. Y con un mismo objetivo: trabajar por Guadix lejos de ambiciones personales por conseguir “un sillón” fuera de la ciudad. Y yo el primero.

¿Qué quiere Jesús Lorente para Guadix?

 —Pues también muy simple pero a la vez complejo y ambicioso: una ciudad viva, activa, moderna, empresarial con futuro para los que nos vienen detrás. Los jóvenes son nuestra esperanza y nuestro futuro. Es a ellos a quienes debemos dejar una ciudad con posibilidades de desarrollo económico y social para que puedan continuar con expectativas de crecimiento. Porque ese crecimiento a la vez repercutirá en los que ya nos vamos haciendo mayores, en los pequeños y en los ancianos.

A usted no le gusta prometer aquello que no puede cumplir ¿Su programa de acción será realista?

 —Por supuesto. La gente está ya cansada de que les den vueltas y vueltas a base de palabras y mas palabras; de lloros, de victimismos y de culpar a todo el mundo menos a uno mismo. Están cansados de que les vendan que se necesitan papeles, papeles y expedientes hasta para cambiar una bombilla o mover una silla.

Yo creo que lo que la gente quiere es resultados. Los problemas que surjan, los pasos que haya que seguirse en los expedientes, en los proyectos para alcanzar el resultado no les interesa. Importa el resultado que para eso confían en nosotros. En que trabajaremos para conseguir una mejor calidad de vida para ellos. Los “marrones” tienen que “comérselos” los que los representan. Para eso nos votan y confían en nuestra representación.

El lloro continuo, la queja constante de las trabas, impedimentos…debiera haberse quedado en el ámbito de trabajo de los concejales. La ciudadanía quiere resultados. Y me parece justo y real porque para eso nos dan su confianza.

Hechos, resultados. Y ante este cansancio de mucho hablar y poco hacer mi día a día será gestión eficaz y realista.

Jesús Lorente siempre habla de equipo, no de una u otra persona. Ni siquiera de si mismo ¿Qué significa el equipo para usted?

 —Todo. Soy consciente que un alcalde por muy bueno que sea no puede ser “niño en el bautizo ni muerto en el entierro”. Tiene que delegar. Tiene que ser parte del equipo y además ser capaz de crear la sinergia que una al grupo. Por esto, para mí no es importante el número en la candidatura. Es importante la función grupal. Apoyarnos unos a otros; suplirnos en las carencias y potenciar los valores. Por esto, mi equipo es todos y cada uno de los miembros que conforman mi lista. Y si los ciudadanos deciden que seamos equipo de gobierno, también lo serán todas aquellas personas que conforman el organigrama del Ayuntamiento, funcionarios, Policía Local, Bomberos, Protección Civil, técnicos, personal administrativo, conserjes, etc., etc. así como cada unos de los vecinos de Guadix.

Juntos formamos equipo, cada cual con sus competencias, anhelos y posibilidades.

¿Y el consenso?¿Y el dialogo con el resto de formaciones políticas?

 —Eso es primordial. Verá, yo no creo que seamos contrarios. Todos los grupos que conforman una corporación municipal tiene o debiéramos tener el mismo objetivo: mejorar la vida de la ciudadanía a través de nuestras decisiones y acciones. Tenemos que ser conscientes que no podemos dedicarnos a “ensayos políticos” porque beneficien al partido o a la persona gobernante en su propia ambición. No.

Tenemos que cambiar la percepción de la vida municipal. Nos gusten más o nos gusten menos las decisiones a tomar, estas siempre deben de ir encaminadas al bien común.

Yo no puedo dejar de atender siendo Alcalde las necesidades de una persona, grupo de personas, barrios o colectivos porque discrepe o no me sienta identificado por su sexo, ideología, color de piel o creencia. Un alcalde o alcaldesa lo es de todo el mundo en su ciudad. Le haya o no votado; le caiga bien o mal. Un alcalde o alcaldesa no puede optar por los intereses particulares de esta o aquella persona. No. Eso no es servicio público. Eso es ir al interés personal. Y no nos ponen los ciudadanos en un despacho de alcaldía para eso.

Nos ponen con su confianza para gestionar lo mejor que sepamos, y más aun si cabe, la ciudad. Y con ello, sus vidas quedan vinculadas al desarrollo de la misma. Ya está bien de utilizar los cargos para “favorecer” a unos pocos.

Si soy alcalde lo seré de toda la ciudadanía. De TODA. Esa es la responsabilidad que contraigo con la ciudad y conmigo todo mi equipo.

¿Tiene claro su proyecto de ciudad para Guadix?

 —Clarísimo. Debe ser totalmente diferente del desbarajuste del gobierno socialista. Guadix es una ciudad con un tremendo  potencial económico, por ejemplo, centrado en sus polígonos, en sus atractivos turísticos, muchos de ellos aun por explotar;  y un tremendo potencial humano que desea “echar una mano” para ayudar al resurgir de la ciudad.

Fíjese que con estos dos elementos ya tenemos los pilares básicos para empezar a caminar hacia un mayor progreso y una mejor calidad de vida.

Lo ha reducido usted a la mínima expresión

—Es que desarrollar en unas cuantas líneas todo lo que se puede y queremos lograr sería una temeridad. El camino está definido, ahora hay que andarlo. Y lo andaremos todos juntos y ensancharemos ese camino.

Construiremos haciendo. Ya sobran las palabras. Bastantes hemos tenido en estos cuatro años de gobierno de PSOE.

Sr Lorente ¿Qué le pide a la ciudadanía?

—Algo sencillo y a la vez complejo. ¿Se da cuenta de que repito esta respuesta? Y es que hay que hacer las cosas sencillas, hay que restarles pomposidad y dejar de enredar, complicar  y dar rodeos a lo que se quiere conseguir: una ciudad vibrante de vida.

Y ahí está la complejidad. Porque la vida es compleja pero hay que dejarla fluir y yo les pido a la ciudadanía una sola cosa ¿Queréis ayudarme a levantar Guadix? Muchas manos hacen fuerza para acometer grandes empresas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + cuatro =