Con una solemne Eucaristía, en el mismo lugar donde se produjo el martirio y en el mismo día, el 24 de septiembre, la parroquia de La Peza ha celebrado el 450 aniversario del martirio del beato Marcos Criado. El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco presidió la celebración, que estuvo concelebrada por sacerdotes de la diócesis y un religioso trinitario, venido desde la comunidad que hay en el Santuario de la Virgen de la Cabeza, en Andújar (Jaén), ya que el bato Marcos Criado era trinitario y de Andújar. También asistió la alcaldesa de La Peza, Celia Santiago.   Numerosos fieles, algunos ataviados con bastones de romeros, acompañaron al prelado desde la iglesia parroquial hasta la ermita del beato, levantada en el lugar del martirio, a las afueras del pueblo.

En la homilía, el obispo accitano comentó que había querido celebrar este aniversario con solemnidad porque el curso pastoral, que acaba de comenzar, viene marcado por el testimonio de los mártires: además de este aniversario en La Peza, en Lanteira está abierto el Año Jubilar del beato Manuel Medina Olmos y, a nivel diocesano, el proceso de la causa de los Mártires del Siglo XX en la diócesis de Guadix está a punto de ser abierto. Por eso el obispo ha titulado su reciente Carta Pastoral, publicada la semana pasada, haciendo referencia a los mártires: “Guadix, iglesia martirial que mira con esperanza al futuro”.

Monseñor Orozco recordó el martirio del beato Marcos Criado -el santo Marcos, como le llaman en La Peza- e invitó a abrazar la fe con la misma determinación que tuvo aquel trinitario que llegó a estas tierras, en el siglo XVI para anunciar el Evangelio entre los moriscos y que murió colgado de un árbol, el 24 de septiembre de 1569.

450 años después, bajo un árbol también-una noguera que daba una sombra muy cotizada-, la diócesis de Guadix ha querido recordar y celebrar aquel martirio. Y lo ha hecho con solemnidad. Desde Andújar, de donde era el beato, la superiora del Convento de las Madres Trinitarias, de clausura, escribió una carta en la que hablaba de la devoción al beato Marcos Criado y expresaba su oración por La Peza en un día tan señalado.

Terminó la celebración con un ágape en el mismo lugar, con productos y chacinas típicos de La Peza que todos saborearon junto a la ermita del martirio y la fuente de Belchite, que mana en aquel espacio donde se respira santidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

9 + 12 =