El objetivo general del Plan es establecer los mecanismos de compensación al objeto de que las personas residentes en barrios desfavorecidos de Guadix puedan acceder a los distintos sistemas de protección social

El Equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Guadix, encabezado por el alcalde accitano Jesús Lorente y la concejala de Servicios Sociales, Encarni Pérez, han mantenido esta mañana una reunión de trabajo con el equipo multidisciplinar encargado de llevar a cabo en la ciudad el Plan Local de Intervención en Zonas Desfavorecidas financiado por el Fondo Social Europeo, la Junta de Andalucía y la Diputación de Granada. El objetivo de la misma ha sido darles a conocer los objetivos operativos del Plan que está dividido en cuatro ejes de actuación.

El Plan Local de Intervención en Zonas Desfavorecidas supondrá la inversión de 6 millones de euros en estos 6 municipios de la provincia de Granada hasta 2022, con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de 13.000 personas.  En el caso de Guadix al frente del Plan estará un equipo multidisciplinar compuesto por cuatro trabajadoras sociales, una educadora social y un psicólogo, que se ubican en el antiguo consultorio médico de la Barriada de las Cuevas. El Plan se desarrollará desde el año 2019 hasta agosto de 2022.

El objetivo general del Plan es establecer los mecanismos de compensación al objeto de que las personas residentes en barrios desfavorecidos de Guadix puedan acceder a los distintos sistemas de protección social, especialmente servicios sociales, salud, vivienda, educación y empleo, así como a otros servicios públicos, mientras que los objetivos específicos son mejorar la inserción socio-laboral  de las personas de las zonas que se encuentran en situación o riesgo de exclusión social a través de la activación y de itinerarios integrados y personalizados de inserción.

Los cuatro ejes sobre los que trabajaran el equipo multidisciplinar y los objetivos que se persiguen son los siguientes:

1.- Desarrollo económico y comunitario sostenible.

– Incrementar el nivel de empleabilidad de las personas residentes en las zonas, especialmente en las mujeres y las personas en situación de exclusión, que les permita el acceso al mercado laboral.

– Disponer de un instrumento de intervención en materia de empleo específico en zonas desfavorecidas.

– Adaptar e implementar las políticas activas de empleo a las necesidades específicas de las personas en situación de exclusión o riesgo de estarlo.

– Favorecer el comercio local y sus canales de comercialización dentro de las zonas desfavorecidas.

– Incrementar y consolidar el número de empresas que participa en el desarrollo de las zonas, fomentando la responsabilidad social.

– Mejorar el conocimiento de la realidad socioeconómica de la zona.

– Impulsar la economía cooperativa, social y solidaria.

2.- Políticas públicas para el bienestar y la cohesión social.

– Incrementar el éxito y el nivel formativo.

– Reducir la brecha digital.

– Reducir la brecha de género.

– Mejorar la salud sexual y reproductiva.

– Promover la reducción de riesgos y daños asociados al consumo de sustancias psicoactivas y otras conductas adictivas desde los diversos ámbitos de actuación.

– Potenciar los factores de protección y disminuir los factores de riesgo en relación a las drogodependencias y adicciones.

– Prestar una atención integrada de calidad a las personas residentes en zonas en situación de riesgo o desventaja social con problemas de salud mental.

– Incrementar las actuaciones dirigidas a conservar, mantener y rehabilitar el parque de viviendas existente.

– Reducir el número de infraviviendas.

– Mejorar las condiciones de accesibilidad de los edificios residenciales y viviendas.

– Incrementar el número de viviendas con una situación normalizada en cuanto a su ocupación.

– Promover la no ejecución de desalojos por desahucios derivados de impagos del alquiler o la hipoteca.

– Incrementar el número de profesionales en los centros de servicios sociales comunitarios.

– Fomentar el ocio inclusivo y actividades deportivas.

– Mejorar la conciliación de la vida personal, familiar y laboral de la población.

– Mejorar la adaptación de la intervención profesional a las personas y colectivos con características específicas como personas de etnia gitana o población inmigrante.

– Desarrollar itinerarios de inclusión sociolaboral.

– Mejorar la adaptación de las prestaciones económicas a las necesidades que pretenden dar respuesta, especialmente las dirigidas a unidades familiares con menores a cargo.

– Incrementar el nivel de vinculación de las prestaciones económicas de los servicios sociales con las políticas activas de empleo.

– Identificar aquellas condiciones de vida con mayor influencia sobre las diferencias existentes en el nivel de salud y reorientar las políticas relacionadas, reforzando aquellas actuaciones orientadas a la prevención, promoción y estilos de vida saludable.

– Reorientar la atención sanitaria y los recursos del Sistema Sanitario Público de Andalucía hacia los problemas de salud más prevalentes de las zonas desfavorecidas.

3.- Mejora del hábitat y la convivencia

– Incrementar el número de equipamientos deportivos, culturas y sociales.

– Incrementar el número de zonas verdes.

– Facilitar la movilidad urbana y metropolitana.

– Mejorar los espacios públicos.

– Dinamizar y consolidar las comunidades de vecinas y vecinos.

– Mejorar las metodologías aplicadas a la resolución de conflictos de convivencia vecinal.

– Reforzar la vigilancia y control de delitos, así como conductas incívicas, procurando una continuidad en la vigilancia y actuaciones.

– Crear, incrementar o revitalizar los espacios de encuentro entre las personas residentes de las zonas para la participación en el diseño, desarrollo y evaluación del Plan Local de Intervención.

– Hacer accesible la vía pública y revitalizar la utilización de los espacios públicos.

– Mejorar las relaciones entre personas de diferentes orígenes a partir del conocimiento y reconocimiento de las diferentes identidades culturales.

– Incrementar los espacios de encuentro y convivencia.

– Desarrollar eventos culturales y actividades creativas y la participación de la vecindad en las mismas.

4.- Trabajo en red e innovación en la intervención social comunitaria

– Fomentar la innovación en servicios sociales en materia de desarrollo comunitario.

– Mejorar la formación y reciclaje de las y los profesionales implicados en las actuaciones de desarrollo comunitario.

– Adaptar las estrategias de intervención social a las situaciones, necesidades y potencialidades que presenta la población en las zonas.

– Crear espacios, instrumentos y procedimientos de trabajo multidisciplinar.

– Mejorar la imagen de la zona en los medios de comunicación.

– Transformar la imagen de la zona en el municipio y de este en la zona.

– Impulsar la participación de la Universidad en el acercamiento del ámbito académico a las zonas.

– Planificar y desarrollar de manera coordinada con la iniciativa social los Planes Locales de Intervención.

– Fomentar la participación de la población de la zona en los servicios públicos.

– Mejorar y articular la coordinación de las diferentes administraciones públicas que intervienen en las zonas.

– Mejorar y articular la coordinación y el trabajo integral entre las diferentes administraciones, entidades sociales y recursos privados.

– Incrementar el número de personas que participan en los distintos espacios en el marco de este proyecto.

– Apoyar al tejido asociativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

diecinueve + 13 =