López anuncia que en torno al 20 de marzo comenzarán las pruebas en blanco con viajeros

20170227_121846

El metro ligero de Granada ha recorrido en pruebas los 16 kilómetros de trazado que unen el inicio en Albolote con la parada término en Armilla, con el objeto de comprobar con los trenes en marcha el buen funcionamiento de sistemas y la integración necesaria de la infraestructura construida. El consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, ha asistido, junto a otros representantes públicos, al primer recorrido completo del tren por el trazado metropolitano, que incluye las poblaciones de Albolote, Maracena, Granada capital y Armilla, donde se ha presentado el plan de información y promoción sobre este medio de transporte que se desarrollará durante el proceso de puesta en servicio, a partir del 31 de marzo y hasta el 15 de julio.

López ha avanzado que durante el primer año de funcionamiento la previsión es que sean 11 millones de usuarios que utilicen este medio de transporte, “que no restará viajeros a otros modos, sino que supondrá un estímulo a la intermodalidad”, pues, según ha explicado, “aquellas ciudades que ya cuentan con metro hay más usuarios del transporte público por razones de coste y de servicio”, ha añadido.

Especial importancia tendrá a partir de ahora la campaña informativa que se va a llevar a cabo con un equipo de ‘metroguías’, formado por 20 personas que recorrerán el trazado del metro para realizar una labor de divulgación directa, en colegios, centros de día y comercios situados en la traza. Los ‘metroguías’ explicarán las pautas de comportamiento y recomendaciones, tanto a peatones, como a conductores de vehículos privados, para una feliz convivencia de la ciudad con el nuevo medio de transporte metropolitano. Además, repartirán títulos conmemorativos de viaje en los comercios y realizarán una acción promocional para el uso del metro en colaboración con los empresarios locales situados a lo largo del recorrido.

El tren en pruebas ha recorrido hoy todos los puntos de interés y equipamientos de primer orden situados en la traza, como el Polígono Juncaril, la Estación de Autobuses interurbana, la Estación del Ferrocarril, donde se produce el principal punto intermodal; así como los hospitales de La Caleta y del Parque Tecnológico, la Universidad y otros equipamientos administrativos y centros comerciales.

López ha avanzado que a partir de ahora “los trenes del metro se convertirán en un elemento más del paisaje urbano metropolitano, con el que la ciudadanía tendrá que aprender a convivir y y adaptarse a su paso”, teniendo en cuenta especialmente que la mayor parte del recorrido se hace en superficie y la plataforma del metro ligero atraviesa casi 60 intersecciones donde tendrá que confluir con el resto de los modos de movilidad urbana. Esto ha motivado el proceso de puesta en servicio tenga que ser gradual y progresivo, de manera que se irá ampliando el servicio comercial durante los tres meses previstos.

Con la ampliación del trazado en pruebas hasta Armilla se ha entrado ya en una fase de pruebas dinámicas definitiva, con circulación diaria de trenes, en la que se podrá comprobar el correcto funcionamiento de todos los sistemas de energía, señalización, comunicaciones y sistema de información al viajero, en interacción con los trenes en marcha.

Tras estas pruebas llamadas ‘de integración o en serie’, se llevarán a cabo las denominadas ‘pruebas en blanco’ que constituyen el test final previo a la puesta en servicio comercial, prevista para el 31 de marzo. López ha explicado que estas pruebas en blanco comenzarán en torno al 20 de marzo y consistirán en la circulación de trenes con viajeros “pero sin explotación comercial, es decir, sin abonar el billete”, cuyo precio estará en torno a un euro.

Las pruebas realizadas con los trenes hasta el momento han comprobado también el funcionamiento de las nuevas tecnologías utilizadas en este sistema de ferrocarril metropolitano, como el de freno regenerativo, que permite reutilizar al energía de frenado; y el sistema de acumulación de energía para circular en determinados tramos sin contacto con la catenaria.

El metropolitano de Granada, infraestructura que impulsa la Consejería de Fomento y Vivienda, consta de un trazado de 15,9 kilómetros, en cuyo recorrido se insertan 23 paradas y tres estaciones subterráneas. Este sistema de transporte, que cuenta con un presupuesto de inversión y pre-explotación de 558 millones de euros, prevé mover entre 11 y 13 millones de viajeros en sus tres primeros años completos de servicio comercial consolidado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once − uno =