El obispo de Guadix, D. Francisco Jesús Orozco, ha bendecido la nueva ermita que el pueblo de Alicún de Ortega ha construido a su Patrona, Nuestra Señora de Fátima. La bendición tuvo lugar el pasado 12 de mayo, con la presencia del vicario general, del ayuntamiento y de numerosísimos feligreses que se congregaron para vivir este histórico día de la parroquia.

Primero, se celebró la Eucaristía en el templo parroquial y, después, todos iniciaron procesión-romería con la bella imagen de la Patrona hasta la zona conocida como Estepa, donde se encuentra la ermita dedicada a la Virgen de Fátima y que fue bendecida por el obispo. Mons. Orozco manifestó su alegría por el hermoso y piadoso acto y dio gracias a Dios y a todos los que han colaborado en su construcción. Terminó el día con una cena fraterna alrededor de la nueva ermita, en la que se pudo compartir un tiempo de convivencia entre todos los alicuneros y el obispo.

También la iglesia parroquial

No ha sido esta la primera vez que el obispo de Guadix visita la parroquia de Alicún. Ya lo había hecho antes, el 13 de abril, Domingo de Ramos, para bendecir las obras de restauración del templo parroquial, que hubo que acometerá con carácter de urgencia.

La restauración efectuada en la iglesia parroquial ha consistido en el arreglo integral del tejado del templo: se ha desmontado la cubierta, se ha cubierto con una capa de hormigón y mallazo, se ha protegido con una capa de aislante y, finalmente, se han colocado las tejas en toda la nave. Así mismo se ha procedido a la retirada de los yesos que cubrían todo el techo, dejando a la vista las vigas y madera que sostienen la techumbre. También se ha adecentado la sacristía. Después de una mano de pintura y de una intensa limpieza por parte de las feligresas, la iglesia parroquial ha quedado reluciente y lista para su uso litúrgico y devocional: casa de Dios y lugar donde el pueblo de Alicún vive su fe desde hace 4 siglos.

El obispo, que siempre ha seguido muy de cerca el trascurso de esta restauración, tuvo a bien bendecirla presidiendo la celebración del Domingo de Ramos en la comunidad parroquial. Ese día, también fue recibido con gran alegría y gozo por el párroco, el ayuntamiento y numerosos feligreses alicuneros. D. Francisco Jesús tuvo palabras de agradecimiento al pueblo de Alicún por su gran esfuerzo para acometer semejante obra, así como al ayuntamiento, por su colaboración en la misma. Todo el pueblo quedó muy agradecido al pastor diocesano por acompañales en este gran día, visitar la parroquia y el pueblo, bendecir las obras terminadas y presidir la celebración que abría paso a la Semana Santa.

Por Alfonso José García Martos. Párroco de Alicún de Ortega

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

11 − 4 =